Reflexiones del Evangelio de hoy -

Compra aquí

Sigue las reflexiones por día y mes
septiembre 2014
L M X J V S D
« ago    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Ayuda
Déjate transformar

Cada día la Iglesia nos propone un evangelio y en cada uno de ellos el Señor nos da un mensaje.

Su palabra, como las manos del mejor alfarero, va modelando nuestro espíritu. Cada día nos enseña algo, nos corrige y orienta.

Si nos quedáramos con una sola palabra, con una frase y tratáramos de actuar conforme a ella, seguro que cada día seríamos mejores y estaríamos contribuyendo a la construcción del Reino






Evangelios
Comparte – Haz Clic

Ingresa tu email para suscribirte a este blog y recibir actualizaciones, noticias y comentarios vía email.

Únete a otros 86 suscriptores

Certificado – Catholic Net
Live Blog Stats
Donaciones
Santoral – C Net
Evangelio – C Net

Búsqueda personalizada

Nuestra Tienda

Maestro

Lucas 7, 36-50 – Tu fe te ha salvado

Texto del evangelio (Lc 7, 36-50) – Tu fe te ha salvado

En aquel tiempo, un fariseo rogó a Jesús que comiera con él, y, entrando en la casa del fariseo, se puso a la mesa. Había en la ciudad una mujer pecadora pública, quien al saber que estaba comiendo en casa del fariseo, llevó un frasco de alabastro de perfume, y poniéndose detrás, a los pies de Jesús, comenzó a llorar, y con sus lágrimas le mojaba los pies y con los cabellos de su cabeza se los secaba; besaba sus pies y los ungía con el perfume.

Al verlo el fariseo que le había invitado, se decía para sí: «Si éste fuera profeta, sabría quién y qué clase de mujer es la que le está tocando, pues es una pecadora». Jesús le respondió: «Simón, tengo algo que decirte». Él dijo: «Di, maestro». «Un acreedor tenía dos deudores: uno debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían para pagarle, perdonó a los dos. ¿Quién de ellos le amará más?». Respondió Simón: «Supongo que aquel a quien perdonó más». Él le dijo: «Has juzgado bien», y volviéndose hacia la mujer, dijo a Simón: «¿Ves a esta mujer? Entré en tu casa y no me diste agua para los pies. Ella, en cambio, ha mojado mis pies con lágrimas, y los ha secado con sus cabellos. No me diste el beso. Ella, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies. No ungiste mi cabeza con aceite. Ella ha ungido mis pies con perfume. Por eso te digo que quedan perdonados sus muchos pecados, porque ha mostrado mucho amor. A quien poco se le perdona, poco amor muestra».

Y le dijo a ella: «Tus pecados quedan perdonados». Los comensales empezaron a decirse para sí: «¿Quién es éste que hasta perdona los pecados?». Pero Él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado. Vete en paz.

Reflexión: (Lc 7, 36-50)

Siempre estamos juzgando y comparando, en vez de fijarnos en nosotros mismos. Todo el tiempo viendo la paja en el ojo ajeno en vez de ver la viga que tenemos en el nuestro. Qué fácil nos resulta juzgar a los demás. Nos resulta muy cómodo y nuestra elocuencia desborda cuando se trata de referirnos a este, ese o aquél. Pero qué hay de nosotros. ¿Por qué no nos detenemos un poco más en nosotros mismos y examinamos lo que hacemos y lo que podríamos estar haciendo, en vez de fijarnos en lo que hacen o dejan de hacer los demás? ¿Por qué compararnos y menospreciar a los otros? ¿Qué sabemos lo que hay en la historia y los corazones de los demás? Dejemos la soberbia de lado y procuremos ser humildes, que nada de lo que tenemos y somos sería posible si Dios no lo permite. Si alguien es grande es Él. Los demás, somos tan solo sus humildes servidores…¿Qué más da quien pone más empeño en amarlo? Ocupémonos de dar lo mejor que podemos. Él nos da todo gratis, haciendo llover sobre justos y pecadores. Fijémonos en nuestras posibilidades y esforcémonos a fondo, sin compararnos, que nunca nada será suficiente, ni demasiado. «¿Quién es éste que hasta perdona los pecados?». Pero Él dijo a la mujer: Tu fe te ha salvado. Vete en paz.

Sigue leyendo

Leída (144) veces

Lucas 6, 39-42 – ¿Podrá un ciego guiar a otro ciego?

Texto del evangelio (Lc 6, 39-42) – ¿Podrá un ciego guiar a otro ciego?

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: ¿Podrá un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo? No está el discípulo por encima del maestro. Todo discípulo que esté bien formado, será como su maestro. ¿Cómo es que miras la brizna que hay en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en tu propio ojo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: ‘Hermano, deja que saque la brizna que hay en tu ojo’, no viendo tú mismo la viga que hay en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces podrás ver para sacar la brizna que hay en el ojo de tu hermano».

¿Podrá un ciego guiar a otro ciego?

¿Podrá un ciego guiar a otro ciego?

Reflexión: Lc 6, 39-42

Somos muy prestos a juzgar y criticar. Siempre creemos que los demás no lo hacen como nosotros lo hubiéramos hecho. ¿Por qué somos tan vanidosos? ¿Por qué nos ponemos en el centro y nos erigimos en la medida? Todo queremos juzgarlo según nuestros criterios y algunos de nosotros –en este sentido-, somos realmente intolerables. Solo tenemos oídos para nosotros mismos. Hacemos como que escuchamos a los demás, pero en realidad nos importa muy poco lo que puedan decirnos, porque solo tenemos ojos y oídos para nosotros. Somos testarudos y difícilmente cambiamos de opinión, una vez que nos hemos aferrado a una idea. ¡Es como nosotros decimos, como nosotros lo hemos concebido y punto! Estamos llenos de prejuicios e ideas pre establecidas. Queremos que todo se haga y funcione como mejor nos acomoda, incluso en las cosas más nimias. Si no es como nosotros pensamos y queremos, no cuenten con nosotros. No estamos dispuestos a ceder, porque sentimos que de este modo perdemos prestigio, poder, importancia…¡Que los otros cedan! ¿Podrá un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo?

Sigue leyendo

Leída (970) veces

Mateo 22, 34-40 – De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas

Texto del evangelio (Mt 22, 34-40) – De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas

En aquel tiempo, cuando los fariseos se enteraron de que Jesús había tapado la boca a los saduceos, se reunieron en grupo, y uno de ellos le preguntó con ánimo de ponerle a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley?». Él le dijo: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas.

Reflexión: Mt 22, 34-40

De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas

De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas

Todos los días el Señor nos enseña algo nuevo. Al menos esta es la sensación que tenemos quienes nos esforzamos por cumplir diariamente con la lectura de la Palabra de Dios, procurando hacer de ella nuestra guía. En verdad no debía haber nada más importante que este momento de oración antes de comenzar el día. Luego por condescendencia y para no incomodar a los seguidores de Cristo, nosotros mismos vamos tranzando y suavizando esto que debía ser fundamental, para convertirlo en una tibia recomendación que finalmente queda como el consejo de darse un tiempo cada día para orar y si es posible meditar la Palabra del Señor, sin darle mucha importancia al Evangelio que sea…Obviamente esto es preferible que nada, pero por esta misma vía poco a poco llegamos a que por lo menos se haga una vez a la semana, en la Misa Dominical, lo que siempre será mejor que nada, pero si nos ponemos a reflexionar seriamente, tenemos que concluir en que resulta una incoherencia, si tenemos en cuenta que el verdadero cristiano debe hacer de Cristo el centro de su vida. Por lo tanto, conocer Su Voluntad, meditarla y actuar según ella debe ser el primero y más importante acto de la vida cotidiana. Esto es a lo que Jesús nos invita todos los días, a quienes efectivamente nos esforzamos por seguirle. En realidad no hay otra forma de ser cristiano, exactamente como no puedes pretender ser parte de un equipo de fútbol profesional si no entrenas y lo tienes presente cada día, convirtiéndose en tu pensamiento, preocupación y acción cotidiana. Aun en este caso, el ser cristiano debía estar por encima de nuestra práctica deportiva, así que ya podemos imaginar el nivel del compromiso que Jesús nos exige. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas.

Sigue leyendo

Leída (529) veces

Mateo 19, 16-22 – para conseguir vida eterna

Texto del evangelio (Mt 19, 16-22) – para conseguir vida eterna

En aquel tiempo, un joven se acercó a Jesús y le dijo: Maestro, ¿qué he de hacer de bueno para conseguir vida eterna ?. Él le dijo: ¿Por qué me preguntas acerca de lo bueno? Uno solo es el Bueno. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. «¿Cuáles?» —le dice él—. Y Jesús dijo: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo». Dícele el joven: «Todo eso lo he guardado; ¿qué más me falta?». Jesús le dijo: «Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego ven, y sígueme». Al oír estas palabras, el joven se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes.

Reflexión: Mt 19, 16-22

¿qué he de hacer de bueno para conseguir vida eterna ?

¿qué he de hacer de bueno para conseguir vida eterna ?

Aquí el Señor, en muy pocas palabras nos dice qué es necesario para alcanzar la vida eterna, si esa a la que todos aspiramos y quisiéramos tener. Gracias a Dios y a la muerte y resurrección de Jesucristo es posible alcanzarla. Está en nuestras manos lograrlo. Solo tenemos que quererlo con toda el alma y con todo el corazón. Cuando uno realmente quiere algo, debe proponerse conseguirlo y hacer lo indicado para alcanzar tal propósito. Por ejemplo, los Conquistadores españoles que quisieron alcanzar riqueza y fama, vieron esta posibilidad en las costas del Nuevo Continente y fueron muchos los que entregaron sus vidas por este propósito. Emboscados, torturados, asesinados, en constantes batallas por lo que querían y muchas veces por sus vidas. Muchos murieron en el camino. Si lees con atención estos pasajes de la historia encontrarás que realmente estos tuvieron una idea fija que los impulsaba con mucho valor, tesón y hasta testarudez. Tenían que alcanzar gloria, fama y fortuna, y algunos realmente lo lograron y pagaron muy caro por eso. ¿Pero qué lección podemos aprender para nuestras vidas? Que hay que trazarse una meta, que hay que tener un propósito muy firme en la vida, que hay que tomar decisiones, que deben ser acompañadas de firmeza y perseverancia. ¿Da lo mismo cual sea el fin? En cierto modo sí. Sin embargo hay uno sólo que es superior y este es el que aquí nos pone como meta el Señor: la perfección y la Vida Eterna. ¿qué he de hacer de bueno para conseguir vida eterna ?

Sigue leyendo

Leída (618) veces

Mateo 17, 22-27 – libres están los hijos

Texto del evangelio (Mt 17, 22-27) – libres están los hijos

En aquel tiempo, yendo un día juntos por Galilea, Jesús dijo a sus discípulos: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; le matarán, y al tercer día resucitará». Y se entristecieron mucho.

Cuando entraron en Cafarnaúm, se acercaron a Pedro los que cobraban el didracma y le dijeron: «¿No paga vuestro Maestro el didracma?». Dice él: «Sí». Y cuando llegó a casa, se anticipó Jesús a decirle: «¿Qué te parece, Simón?; los reyes de la tierra, ¿de quién cobran tasas o tributo, de sus hijos o de los extraños?». Al contestar él: «De los extraños», Jesús le dijo: «Por tanto, libres están los hijos. Sin embargo, para que no les sirvamos de escándalo, vete al mar, echa el anzuelo, y el primer pez que salga, cógelo, ábrele la boca y encontrarás un estárter. Tómalo y dáselo por mí y por ti».

Reflexión: Mt 17, 22-27

libres están los hijos

libres están los hijos

Podemos percibir en esta historia otra forma que encuentra Jesús de decirle a Pedro ya través de él a todos nosotros que los hijos de Dios no están sujetos a las leyes de los hombres, porque está por encima de ellas gracias a que Dios nos ha creado libres. No tenemos por qué sujetarnos a ninguna ley, lo que no debe ser entendido como que somos o seremos unos transgresores. No es esto lo que se está consagrando con estas palabras. ¡No señor! Nosotros, como hijos de Dios, estamos libres de estas leyes, lo que no quiere decir que no las cumplamos, incluso con creces. Esto quiere decir, más bien, que nuestra ley, la Ley de Dios es superior y lo abarca todo. Todo está sujeto a Él, así que quien cumple Su ley, que es la mayor, definitivamente estará cumpliendo las leyes de los hombres, si son justas, por ser menores…libres están los hijos .

Los hombres hacen leyes que luego los poderosos las manejan de acuerdo a su conveniencia y su mejor parecer. Las amistades y sus preferencias permiten flexibilizar o endurecer su aplicación, la que muchas veces es arbitraria. No ocurre lo mismo con la Ley de Dios que es una e igual para todos. No es que se trate de un Dios inflexible, sino más bien justo, que espera de cada quien que dé conforme a los dones recibidos. Y es que la ley de Dios es muy simple y sin embargo está por encima de todas nuestras leyes. Sus mandamientos, como hemos repetido tantas veces se reducen a Dos en realidad: Amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Eso es todo lo que tenemos que hacer y no estamos obligados a nada más, porque somos libres. Sin embargo el Señor aquí nos enseña a obrar con prudencia, para que no les sirvamos de escándalo. Sin embargo, es sumamente interesante la forma en que, con la participación de Pedro, decide cumplir la ley…libres están los hijos .

Sigue leyendo

Leída (251) veces

Lucas 12, 13-21 – la vida de uno no está asegurada por sus bienes

Texto del evangelio (Lc 12, 13-21) – la vida de uno no está asegurada por sus bienes

En aquel tiempo, uno de la gente le dijo: «Maestro, di a mi hermano que reparta la herencia conmigo». Él le respondió: «¡Hombre!, ¿quién me ha constituido juez o repartidor entre vosotros?». Y les dijo: Miren y guárdense de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes.

Les dijo una parábola: «Los campos de cierto hombre rico dieron mucho fruto; y pensaba entre sí, diciendo: ‘¿Qué haré, pues no tengo donde reunir mi cosecha?’. Y dijo: ‘Voy a hacer esto: Voy a demoler mis graneros, edificaré otros más grandes y reuniré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea’. Pero Dios le dijo: ‘¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?’. Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios».

Miren y guárdense de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes.

…aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes.

Reflexión: Lc 12, 13-21

Realmente nos cuesta entender y creer en lo que nos dice el Señor. Siempre pensamos que nos está hablando en modo figurativo y sin embargo el nos dice cosas muy concretas, pero como preferimos no oírlas, ni entenderlas, porque no estamos dispuestos a seguirlas, nos hacemos los desentendidos. Me atrevería a decir que este es uno de los mensajes que menos dispuestos estamos a oír y seguir. Es que todos tenemos algo, por mínimo que esto sea, a lo que nos aferramos con uñas y dientes. Puede ser una fotografía, un adorno, algo que alguien importante nos legó y de lo que no admitimos deshacernos por ningún motivo. Esto se hace más grande y notorio cuanto más rica es la persona. Así llegamos a atesorar obras de arte, fincas, propiedades, automóviles, costumbres y hasta personas…Parece mentira, pero así es. Miren y guárdense de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes.

Sigue leyendo

Leída (319) veces

Juan 20, 1-2.11-18 – dijo a los discípulos que había visto al Señor

Texto del evangelio (Jn 20, 1-2.11-18) – dijo a los discípulos que había visto al Señor

El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro. Echa a correr y llega donde Simón Pedro y donde el otro discípulo a quien Jesús quería y les dice: «Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto».

Estaba María junto al sepulcro, fuera, llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro, y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies. Dícenle ellos: «Mujer, ¿por qué lloras?». Ella les respondió: «Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto». Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Le dice Jesús: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?». Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré». Jesús le dice: «María». Ella se vuelve y le dice en hebreo: «Rabbuní» —que quiere decir: “Maestro”—. Dícele Jesús: «No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios». Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras.

Reflexión: Jn 20, 1-2.11-18

¡Qué difícil nos resulta a veces creer! Cuando nos dejamos invadir por el temor y la desolación, este nos ciega a tal extremo, que nos impide ver lo evidente. Así le pasa a María Magdalena que ni se deja asombrar por los ángeles que encuentra en el sepulcro de Jesús y ni si quiera logra distinguir al mismísimo Jesús, sino hasta que la llama por su nombre. Entonces desaparecen todos los obstáculos que la tenían bloqueada, obnubilada. Solo entonces María llega a comprender a quién tiene al frente y podemos entender la alegría, el gozo rebosante con el que fue y dijo a los discípulos que había visto al Señor, repitiendo las Palabras que había oído de Jesús: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.

Sigue leyendo

Leída (292) veces

Lucas 10, 25-37 – Vete y haz tú lo mismo

Texto del evangelio (Lc 10, 25-37) – Vete y haz tú lo mismo

En aquel tiempo, se levantó un maestro de la Ley, y para poner a prueba a Jesús, le preguntó: «Maestro, ¿que he de hacer para tener en herencia la vida eterna?». Él le dijo: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo lees?». Respondió: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo». Díjole entonces: «Bien has respondido. Haz eso y vivirás».

Pero él, queriendo justificarse, dijo a Jesús: «Y ¿quién es mi prójimo?». Jesús respondió: «Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores, que, después de despojarle y golpearle, se fueron dejándole medio muerto. Casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verle, dio un rodeo. De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio le vio y dio un rodeo. Pero un samaritano que iba de camino llegó junto a él, y al verle tuvo compasión; y, acercándose, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y montándole sobre su propia cabalgadura, le llevó a una posada y cuidó de él. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dijo: ‘Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva’.

»¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó en manos de los salteadores?». Él dijo: «El que practicó la misericordia con él». Díjole Jesús: Vete y haz tú lo mismo.

«El que practicó la misericordia con él». Díjole Jesús: Vete y haz tú lo mismo.

«El que practicó la misericordia con él». Díjole Jesús: Vete y haz tú lo mismo.

Reflexión: Lc 10, 25-37

No hay peor ciego que el que no quiere entender. Es por gusto, cuando uno se cierra en una idea y solo quiere oír que lo que dice es correcto, se cierra a las opiniones contrarias y a cualquier tipo de razonamiento, y entonces nada será evidencia suficiente para hacerlo cambiar de parecer. Y es que algunos de nosotros somos muy testarudos. Somos huesos duros de roer. Examinémonos con sinceridad y veamos qué es lo que nos ata; qué dificulta nuestra visión; qué es aquello que no estamos dispuestos a oír y por qué. Tal vez demande más sacrificio del que estamos dispuestos a hacer o tal vez ello nos saque del confort al que estamos acostumbrados. «El que practicó la misericordia con él». Díjole Jesús: Vete y haz tú lo mismo.

Lo cierto es que nos gusta ser “buenitos” y que nos vean como tales, sin hacer mayor esfuerzo, sin hacer mayor sacrificio. Que lo hagan otros. Esta es lamentablemente muchas veces nuestra actitud “cristiana”. Y es lo que damos a conocer a los demás. Se comprenderá por qué no logramos muchos seguidores…Es que tal pose es solo un barniz que resulta evidente para los demás. Pretendemos engañarnos a nosotros mismo y a los demás, pero la verdad es que nuestra mediocridad salta a la vista y no somos capaces de persuadirnos ni a nosotros mismos, mucho menos a los demás, que tampoco son tontos. Los argumentos nos fallan, porque no tenemos base, porque no hay coherencia…porque nuestra prédica es artificial y por lo tanto nos faltan ejemplos de nuestra propia vida. Lo que decimos tiene poco que ver con lo que hacemos. Para decirlo en pocas palabras: somos pura boca y así no se construye el Reino de los Cielos. «El que practicó la misericordia con él». Díjole Jesús: Vete y haz tú lo mismo.

Sigue leyendo

Leída (566) veces

Mateo 10, 24-33 – no teman a los que matan el cuerpo

Texto del evangelio (Mt 10, 24-33) – no teman a los que matan el cuerpo

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus Apóstoles: «No está el discípulo por encima del maestro, ni el siervo por encima de su amo. Ya le basta al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su amo. Si al dueño de la casa le han llamado Beelzebul, ¡cuánto más a sus domésticos!

»No les tengan miedo. Pues no hay nada encubierto que no haya de ser descubierto, ni oculto que no haya de saberse. Lo que yo les digo en la oscuridad, díganlo ustedes a la luz; y lo que oyen al oído, proclámenlo desde los terrados. Y no teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; teman más bien a Aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna. ¿No se venden dos pajarillos por un as? Pues bien, ni uno de ellos caerá en tierra sin el consentimiento de su Padre. En cuanto a ustedes, hasta los cabellos de su cabeza están todos contados. No teman, pues; ustedes valen más que muchos pajarillos. Por todo aquel que se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos; pero a quien me niegue ante los hombres, le negaré yo también ante mi Padre que está en los cielos».

Y no teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma

Y no teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma

Reflexión: Mt 10, 24-33

Seguir a Jesús en ocasiones se tornará en una exigencia extrema. Debemos tener siempre presente que trazar y mostrarnos el Camino le costó tal cantidad de enemistades, envidias, incomprensiones y rencores, que finalmente terminaron por darle muerte. Es verdad que todo esto ocurrió para que se cumplieran las Escrituras y que después resucitó, venciendo a la muerte. Es precisamente Su muerte y resurrección la que da sentido a nuestra fe. Si Jesús no hubiera resucitado, vana sería nuestra fe. Pero el resucitó, venciendo todo mal y sellando la alianza de Dios con nosotros. Jesús nos pide que le oigamos y hagamos lo que el nos dice, porque esta es la Voluntad de nuestro Padre y cumpliéndola, ciñéndonos a ella, alcanzaremos la Vida Eterna. Y no teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma.

Sigue leyendo

Leída (874) veces

Mateo 8, 18-22 – deja que los muertos entierren a sus muertos

Texto del evangelio (Mt 8, 18-22) – deja que los muertos entierren a sus muertos

En aquel tiempo, viéndose Jesús rodeado de la muchedumbre, mandó pasar a la otra orilla. Y un escriba se acercó y le dijo: «Maestro, te seguiré adondequiera que vayas». Dícele Jesús: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza». Otro de los discípulos le dijo: «Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre». Dícele Jesús: Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos.

deja que los muertos entierren a sus muertos

deja que los muertos entierren a sus muertos

Reflexión: Mt 8, 18-22

No hay nada que hacer, que la personalidad de Jesús y sus palabras atraen con un magnetismo que es muy difícil resistir. Y es que Jesús habla con la verdad y aquellas personas honestas que sinceramente están buscando resolver interrogantes de la vida, no quedarán defraudados. Lo primero que debemos hacer es prestarle atención…Sin embargo, acto seguido el Señor nos exigirá actuar conforme al mensaje escuchado y allí es donde empiezan las dificultades. Es que es muy difícil no caer seducido por la sabiduría de su mensaje, pero mucho más difícil aun es hacer lo que nos dice. Dícele Jesús: Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos.

Y es que el seguimiento de Cristo exige entrega total y sin condiciones. Es aquí donde muchos nos quedamos, porque no nos atrevemos a dar un paso más. Tenemos tanto…Amistades, hábitos, comodidades, estilos de vida…Sin darnos cuenta vamos perdiendo libertad y haciéndonos esclavos de muchas cosas, que poco a poco vamos necesitando, siempre más…No queremos desprendernos de nada y sin embargo el Señor es muy exigente. No solo quiere aquello suntuario, aquello que nos sobra, de lo que si estamos dispuestos a desprendernos y que lo daríamos de buena gana, no. El Señor pide más, mucho más. Pide aquello que a muchos nos resulta imprescindible; aquello sin lo cual sentimos que la vida pierde su sabor…Y sin embargo Él nos lo exige ¿Por qué?

Sigue leyendo

Leída (1194) veces

Marcos 12, 13-17 – lo de Dios, a Dios

Texto del evangelio (Mc 12, 13-17) – Lo del César, devuélvanselo al César, y lo de Dios, a Dios

En aquel tiempo, enviaron a Jesús algunos fariseos y herodianos, para cazarle en alguna palabra. Vienen y le dicen: «Maestro, sabemos que eres veraz y que no te importa por nadie, porque no miras la condición de las personas, sino que enseñas con franqueza el camino de Dios: ¿Es lícito pagar tributo al César o no? ¿Pagamos o dejamos de pagar?».

Mas Él, dándose cuenta de su hipocresía, les dijo: «¿Por qué me tentáis? Traedme un denario, que lo vea». Se lo trajeron y les dice: «¿De quién es esta imagen y la inscripción?». Ellos le dijeron: «Del César». Jesús les dijo: «Lo del César, devuélvanselo al César, y lo de Dios, a Dios». Y se maravillaban de Él.

Lo del César, devuélvanselo al César, y lo de Dios, a Dios

Lo del César, devuélvanselo al César, y lo de Dios, a Dios

Reflexión: Mc 12, 13-17

¿Qué hay tras esta respuesta? ¿Qué nos dice el Señor? ¿Cómo hemos de comportarnos a partir de esta respuesta? Eso es lo que debe inquietarnos y llamarnos a la reflexión. Los romanos son unos invasores, que tiene dominado al pueblo judío. Por lo tanto, lo que esperaríamos y creo que es lo que brotaría de lo más íntimo es desprecio. ¿Por qué pagar impuestos a estos prepotentes abusivos, que nos imponen un régimen injusto y a quienes encima debemos tributar? Lo más lógico parece el repudio y la evasión mientras sea posible. Es lo que hubiéramos esperado que nos aconseje nuestro líder y lo que desde luego hubiera significado nuestra inmediata adhesión. Lo del César, devuélvanselo al César, y lo de Dios, a Dios .

Sigue leyendo

Leída (566) veces

Marcos 10, 17-27 – todo es posible para Dios

Texto del evangelio (Mc 10, 17-27) – todo es posible para Dios

Un día que Jesús se ponía ya en camino, uno corrió a su encuentro y arrodillándose ante Él, le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia la vida eterna?». Jesús le dijo: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios. Ya sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes falso testimonio, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre». Él, entonces, le dijo: «Maestro, todo eso lo he guardado desde mi juventud». Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: «Una cosa te falta: anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme». Pero él, abatido por estas palabras, se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes.

Jesús, mirando a su alrededor, dice a sus discípulos: «¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!». Los discípulos quedaron sorprendidos al oírle estas palabras. Mas Jesús, tomando de nuevo la palabra, les dijo: «¡Hijos, qué difícil es entrar en el Reino de Dios! Es más fácil que un camello pase por el ojo de la aguja, que el que un rico entre en el Reino de Dios». Pero ellos se asombraban aún más y se decían unos a otros: «Y ¿quién se podrá salvar?». Jesús, mirándolos fijamente, dice: «Para los hombres, imposible; pero no para Dios, porque todo es posible para Dios».

todo es posible para Dios

todo es posible para Dios

Reflexión: Mc 10, 17-27

El apego a las cosas e incluso a ciertas situaciones es el primer obstáculo que debemos superar para seguir a Jesús. Hay un momento en el que parece que cumplimos con todo, pero el seguimiento de Jesús implica mucho más que hacer lo que debemos. Requiere ir más allá, exige entrega sin límites, haciendo del Reino y el prójimo nuestra primera prioridad. Obviamente al que tiene mucho, esto le cuesta, porque significa tener que dejar de lado e incluso sacrificar lo que tienen, es decir, desprenderse, y a tanto no llega su amor. Y es que, en el fondo, el que tiene mucho, se hace esclavo de lo que tienen, porque en general y justificadamente –desde la perspectiva mundana-, debe protegerlo. Se considera necio a quien comparte lo que tienen, lo que es suyo, lo que ha atesorado y le rinde utilidades. Para los hombres, imposible; pero no para Dios, porque todo es posible para Dios.

Sigue leyendo

Leída (837) veces